NO MIREN ARRIBA

POR RAFAEL DALOI, ASISTENTE DE TESORERÍA.

La película se estrenó el pasado 24 de diciembre y es una de las más controvertidas del año.

Una película exclusiva de Netflix, producida especialmente para la plataforma visual, aunque se vio de manera limitada en algunos cines, acompañada de una agresiva campaña publicitaria, tendiente a generar más adherentes al sistema.

En principio se podría tomar como una obra de ciencia ficción, perteneciente al subgénero de cometa o asteroide en colisión con la Tierra, que incluye superproducciones hollywoodenses como Armageddon (1998), con Bruce Willis, Ben Affleck y Liv Tyler, o Deep Impact (1998) con Robert Duvall y Morgan Freeman.

Si bien algo de eso hay, No Mires Arriba (Don’t Look Up, 2021) provoca al espectador con la frase “basada en hechos que podrían ser reales”.

El film cabalga sobre el subgénero mencionado para desarrollar una ácida crítica a la sociedad de estos tiempos, haciendo blanco en el uso descarnado de las redes sociales, el papel determinante de los medios de comunicación hegemónicos, los cuestionables manejos de la política basada en las encuestas y el rol de los poderes económicos corporativos, brindando múltiples lecturas en torno a un tema trillado, que en esta ocasión sobrepasa los tópicos habituales.

Más que a “no mirar arriba” la película exhorta a “mirarnos hacia adentro”.

El protagonista es Leonardo Di Caprio como el Dr. Randall Mindy, el astrónomo que dirige el grupo que incluye a la estudiante que descubre el cometa que se supone chocará con el planeta. El actor ofrece una labor en la que se lo advierte desorientado, incómodo, poco convencido, en un género que no le resulta familiar.

Jennifer Lawrence, notoria como Katniss Everdeen en la saga de Los Juegos del Hambre o Mystique en películas de X-Men, es Kate Dibiasky, la que advierte la existencia del peligroso fenómeno y se convierte en una suerte de activista de la verdad, brindando un sólido trabajo.

Dos talentosas actrices como Meryl Streep y Cate Blanchett se dedican a sobreactuar a sus anchas, componiendo personajes casi caricaturescos. Streep es Janie Orlean, Presidenta de Estados Unidos, mientras que Blanchett es Brie Evantee, conductora del show de TV de mayor audiencia junto a Tyler Perry como Jack Bremmer. Rob Morgan interpreta al Dr. Teddy Oglethorpe, de la NASA, que se transforma en aliado científico de Randall y Kate.

Jonah Hill es Jason Orlean, hijo de la Presidenta y a su vez Jefe de Gabinete, en otro personaje ridículamente arquetípico. Melanie Lynskey aparece como June Mindy, esposa de Randall. La cantante Ariana Grande es Riley Bina, un personaje en el que de alguna forma de satiriza a sí misma.

NO MIRES ARRIBA

El inglés Mark Rylance es el magnate empresarial Peter Isherwel. El notable Ron Perlman, recordado como protagonista de la serie La Bella y La Bestia (1987-1990) o Hellboy (2004) y su secuela Hellboy II: The Golden Army (2008), es el característico militar norteamericano, Benedict Drask, mientras que Michael Chiklis, The Thing en Los Cuatro Fantásticos (2005) y su secuela Los 4 Fantásticos y Silver Surfer (2007), y Nathaniel Barnes en la serie Gotham (2015-2017), es Dan Pawketty, otro influyente periodista de la TV. No dejen de mirar las dos escenas post-créditos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.