Acoplando

Arte Subterráneo: JUAN PABLO RIGGIO

Desde la Secretaría de Cultura de AGTSyP (Metrodelegadxs) presentamos al artista Juan Pablo Riggio, creador de pinturas, dibujos y fotografías.  Mediante algunas preguntas nos proponemos conocer cómo fueron sus inicios y formación en el arte, y adentrarnos en su forma de ver y crear sus obras.

-¿Cuándo y cómo empezaste a dibujar? ¿Fuiste autodidacta, tomaste clases, o ambas cosas?

Siempre dibujé, o mejor dicho, nunca dejé de hacerlo. Puedo recordar, apenas porque era muy chico, que mis viejos detectaron que era algo que hacía con cierta rigurosidad y me llevaron a una escuela de arte, que era un aula en la planta baja de lo que hoy es el Museo de Arte Moderno de Tigre. Recuerdo a un maestro muy anciano y tengo grabado no en forma figurativa, aunque sí recuerdo el inolvidable impacto de ver por primera vez dibujos de calidad, realismos, paisajes, etc… era maravilloso, aunque hoy me moviliza la abstracción. Ese momento me hizo y me hace admirar profundamente a los artistas realistas, tendría unos seis o siete años. Esa es mi única experiencia desde lo educativo con respecto a lo concerniente al dibujo, con el tiempo el arte en mi vida adoptó tonos más holísticos ya que mi casa, la casa de mi niñez, estaba repleta de libros, de discos de vinilos, de colores, llena del trabajo de mis padres. Además nací cerca del río, lo que era un parque de diversiones natural para cualquier chico. Debo considerarme desde lo académico absolutamente analfabeto en el arte, pero me siento totalmente formado desde la vivencia.

-¿Qué técnicas utilizás en tus obras? ¿Tenés referentes u otros artistas que te sirven de inspiración?

Mi forma de encarar una obra es desde la «no técnica», de hecho procuro vaciarme completamente de prerrogativas técnicas y encuentro alternativas diferentes. El tiempo, la alienación de las ciudades, la filosofía, la política, la música, la vida y la muerte, el poder, la miseria, pero sobre todas las cosas lo que me mantiene hambriento de arte es el vacío, que es exactamente donde puedo articular casi en forma sinestésica una obra que contenga todo aquello que nos atraviesa como humanos. Por eso, mi técnica es justamente vaciarme completamente, para que así algo que no sea lo que conocemos como un “Yo” realice la obra. Nobleza obliga, debo mencionar los tres libros que me arrastraron a realizar obras de la manera en que las hago ahora, es decir, realización de series de más de diez o veinte cuadros, o series de dibujos, esos libros son «Ficciones» de Borges, «Vacío y Plenitud» de Fraçois Cheng, y «Sobre lo espiritual en el Arte» de Kandinsky.

-¿Cómo combinás en el día a día el hecho de ser un trabajador del subte con ser un artista gráfico?

Con respecto a mi trabajo en el Subte y cómo se articula con el arte, debo decir que es prácticamente indisociable, tanto así como en la política, la salud y el tiempo, que no sólo es lo más importante sino que es lo único que tenemos. Y en el ámbito subterráneo estas cuestiones se escriben con mayúsculas: la lucha de los compañeros por la reducción de la jornada laboral y su íntima relación con la salud, y la auténtica política como herramienta para mejorar las condiciones de trabajo y por supuesto la innegable tendencia a un verdadero camino hacia la emancipación. Puedo decir con todas las letras que estoy agradecido por vivir esta experiencia de compañerismo y, sin duda, más que una influencia es un privilegio enorme haber sido formado por el Subte y ser parte de él.

-¿Te ha servido de inspiración en algún momento el mundo subterráneo para la producción de tus obras?

El Subte es un lugar extraño, siempre es noche, indiferentemente de lo que pase arriba, y eso a veces es una dicotomía feroz. Los ruidos graves, el calor agobiante, tiene algo que mezcla lo moderno con lo primitivo tal vez por ser literalmente una gran cueva urbana. Bien… mi obra es también extraña, suele ser abstracta, en ellas no se sabe si es de día o de noche, a veces es de líneas muy ruidosas, de manchas graves, la cantidad de imágenes en los cuadros a veces agobia, y mezcla formas primitivas con modernas.

Juan Pablo Riggio es trabajador del Subte en Taller Rancagua de la línea B. Se pueden ver sus obras en la página:
http://www.facebook.com/artejuanpablo.riggio

 

 

SUBTERADIO
SUBTERADIO

TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODXS