EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA

POR ROXANA OLIVERO, SUBSECRETARIA DE TURISMO AGTSYP Y CONDUCTORA LÍNEA D.

Desde principios de la humanidad existieron necesidades a cubrir, que fueron preocupación de los humanos como el alimento, la vestimenta y la vivienda.

La construcción de las viviendas van desde piedras superpuestas, chozas, tiendas, cuevas en las montañas, utilizando para ello lo que la naturaleza ofrecía como hojas, barro (adobe), pastos, troncos, rocas.

Así, las viviendas fueron evolucionando, según las distintas épocas, las diferentes culturas y los diversos escenarios naturales. Pero lo que nunca cambio fue la imperiosa necesidad de protegerse y dar refugio a sus familiares y animales. Desde aquellos tiempos remotos a la actualidad la vivienda fue y es un problema fundamental a resolver.

Evolución de viviendas.

La concentración de la riqueza en pocas manos y la proliferación de inescrupulosos que generan altos niveles de desigualdad, alejan, cada vez más, a la clase trabajadora de la posibilidad del acceso a algo tan elemental como la vivienda.

Históricamente los desmesurados precios de los alquileres, las leyes que nunca están a favor del inquilino, los problemas salariales de la mayoría de la población y la incertidumbre laboral, hicieron que siempre fuera difícil tener acceso a este derecho fundamental.

Los problemas para alquilar en nuestro país van desde la Revolución de las escobas a los días que vivimos hoy.

La Huelga de las Escobas (1907) fue la culminación de un movimiento social de lucha por la rebaja del precio de los alquileres y mejores condiciones de vida.

La importancia de un Estado presente.

El Ministerio de Desarrollo Territorial, Hábitat y El Banco Hipotecario articularon conjuntamente y en mancomunidad con las centrales obreras políticas públicas a través de Procrear para poder hacer que el sueño de la “casa propia” llegue a los compañeros y compañeras que de otra forma les sería imposible.

Secretaría de Acción Social AGTSyP.

Poder ser parte de esta experiencia, compartir con compañeros/as y sus familias este deseo hecho realidad, es una enorme alegría y un gran desafío a seguir trabajando en la implementación de políticas que permitan que cada día sean más hogares obreros quienes puedan cumplir con este derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.