LACTANCIA Y TRABAJO

POR FLORENCIA PEREZ, TRÁFICO DE LA LÍDEA D.

Lactancia materna

Los beneficios de la lactancia materna no son un privilegio, sino un derecho respaldado por la ley. Sin embargo, en Argentina una de cada cuatro mujeres tiene problemas para seguir amamantando en la vuelta al trabajo.

Si algo sabemos todxs lxs que trabajamos en el subte es que nuestro horario es bastante reducido a comparación de otros trabajos. Pero, de todas maneras, la lactancia en cualquier ámbito laboral resulta tediosa

También sabemos que es una entrega desmedida. Pero, dejemos de lado el amor y vínculo que siempre mencionamos para referirnos a la lactancia materna. Porque, sobre todas las cosas, “dar la teta” es un derecho amparado por la ley, es salud y debe respetarse como tal.

Lactancia materna

Mi experiencia en el trabajo.

Soy guarda en la línea D, la cual cuenta con varios problemas edilicios en la totalidad de sus cuartos (lugar de descanso, vestuarios, baños). Está situación hace que las condiciones para la lactancia no sean las propicias. Es que una extracción exitosa depende de varios factores y, según mi experiencia, hay dos fundamentales: El tiempo entre cada toma y mi estabilidad emocional.

Condiciones para una buena extracción.

  1. Manos limpias.
  2. Material esterilizado (el sacaleche cuenta con varias piezas).
  3. Tiempo para extraer.
  4. Conservar en frío inmediatamente la leche extraída.

Todas estas condiciones para la mayoría de las trabajadoras son muy difíciles de cumplir. El hecho de estar en un vestuario diminuto, al lado de un baño, con compañeras que van y vienen, sabiendo que es mi horario de descanso y que tal vez no me alcance ni para llenar la mamadera, ni tampoco para desayunar, convierte a esta práctica en un tarea estresante.

Además, nuestro diagrama actual varía entre tres (mayormente) y cuatro vueltas. Estas últimas representan para mí, y para mi compañera (en la misma condición) un problema, ya que 4 horas seguidas sin poder sacarnos leche se torna insostenible.

Es que la ley nos da, lamentablemente, una hora durante un año y solo 3 meses de licencia.

Por eso, creo que sostener la lactancia en el tiempo debería ser un trabajo en conjunto, incluido el sistema laboral. Necesitamos más políticas que acompañen a las personas gestantes y lactantes.

Porque como bien describe esta frase: “El problema es que se espera que la mujer trabaje como si no tuviera hijxs y que críe a sus hijxs como si no trabajara”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.