Acoplando

Alí vs. Bonavena: Medio siglo después

Por Martín Etcheto. Trabajador del subte. Auxiliar en la línea A.

El 7 de diciembre próximo se cumplen cincuenta años de uno de los grandes eventos en la historia del deporte argentino: Muhammad Alí vs. Oscar ‘Ringo’ Bonavena en el mítico Madison Square Garden.

Para ponerse en contexto a como llegaban ambos púgiles, Alí (30-0) venía de derrotar a Jerry Quarry en lo que era su regreso al ring tras la famosa suspensión por tres años luego de negarse a ser reclutado para la guerra de Vietnam, mientras que ‘Ringo’ (46-6-1) había encadenado varias victorias consecutivas, la última en octubre de ese año ante el brasileño Luis Pires.

Reconocido como uno de los grandes trash-talkers de la historia, el de Kentucky se vio sorprendido desde el pesaje por la guapeza de Bonavena, quien lo trató de gallina por haberse rehusado a ir a la guerra, además de llamarlo homosexual y acusarlo de tener problemas de higiene. Alí por su parte acusó recibo y declaro: “Nunca quise golpear tanto a un hombre. Caerá en el round n°9”.

Aquella fría noche neoyorquina, el argentino no se achicó y salió como un toro a llevarse por delante a Alí, quien adoptó una postura más defensiva tratando de repeler los ataques de su oponente, que iba con más ganas que técnica. Los siguientes rounds siguieron con el mismo esquema pero con menor intensidad, ya que ambos comenzaron a acusar el cansancio a partir del cuarto round. Irónicamente, quien cayó en el noveno round fue el estadounidense ante un gancho a la mandíbula de Bonavena, un gancho tan poderoso que el mismo Alí elogiaría tiempo después: “Me descuidé en el noveno asalto y no puedes hacer eso con Oscar, fui golpeado por un gancho más fuerte de lo que Frazier podría tirar ¡Estaba sacudido!”.

Luego del frenético noveno asalto, la pelea se volvió monótona, con Alí imponiendo su jerarquía ante los intentos de un agotado Bonavena para concretar el nocaut. A sabiendas que con lo realizado no le alcanzaba para ganar la pelea, ‘Ringo’ salió con todo en el último asalto a buscar la heroica, pero fue derribado por un gancho de izquierda. A pesar de haberse levantado, sufrió dos caídas más, lo que concretó su derrota por nocaut técnico.

Lo que pasó al final de la pelea también es para recalcar, en medio de la entrevista post triunfo, Bonavena interrumpe a Alí y en su peculiar inglés le pide disculpas por haberlo tratado de gallina, diciéndole que en realidad es un verdadero campeón. Muhammad por su parte entiende que  todo es parte del show business y le responde con un “I love you” cerrando así una noche histórica, no solo para las 20.000 almas que colmaron el MSG, sino para los millones de argentinos que lo siguieron por TV.

SUBTERADIO
SUBTERADIO

TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODXS