“SON 30.000”: EL NUEVO NOMBRE DE UNA CALLE DE LA EX ESMA

POR PABLO SORIA, AUXILIAR DE LA LÍNEA E

Esma

En un acto encabezado por Madres de Plaza de Mayo, la calle Bouchard fue rebautizada como “Son 30.000”.

El lunes 30 de agosto, en conmemoración del Día internacional de las Personas Detenidas Desaparecidas, se realizó un homenaje en la ex Escuela de Mecánica de la Armada, a los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar.

Una de las calles internas del predio, que llevaba el nombre de Hipólito Bouchard, militar francés nacionalizado argentino, pasó a llamarse: “Son 30.000”.

Durante la ceremonia, Taty Almeida, remarcó que las Madres son “las primeras que empiezan a cambiar los nombres de las calles puestos por los militares”, por iniciativa del directorio de los organismos del Espacio Memoria y Derechos Humanos.

La Escuela de Música cumplió diez años, y ese fue otro de los motivos para celebrar: “estamos aquí, a pesar de los bastones y las sillas de ruedas, “las locas” seguimos de pie, describió Taty y recibió los primeros aplausos de la tarde.

“Vamos a recordar a nuestros hijos con alegría”, señaló, antes de darle la bienvenida a las Madres que no pudieron estar presentes por la pandemia pero siguieron el acto en forma remota.

Las Madres que no pudieron estar presentes por la pandemia (Foto: Pablo Añeli).

Además de las Madres, participaron del acto el Secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, la nieta recuperada, Victoria Montenegro, y referentes sindicales como Hugo Yasky, Sergio Palazzo y Beto Pianelli.

“Durante el macrismo, quienes nos gobernaron, descienden de muchos de los nombres que todavía vemos en estas calles, resaltó Pietragalla y manifestó que durante el gobierno del PRO “el recuerdo de lxs 30.000 jamás estuvo en agenda”.

“Rescatar y llenarnos de la mística de nuestros 30.000 es parte de la tarea, esto es lo que nos pueden llevar a un país más justo, solidario y soberano”, enfatizó al finalizar su discurso, el secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Luego, Taty Almeida, fue la encargada de quitar la cinta y dejar al descubierto el nuevo nombre de la calle: “Son 30.000”.

El cartel con la nueva calle (Foto: Pablo Añeli).

“Que mal día para ser gorila”, cantó Ignacio Copani, quien estuvo a cargo del comienzo del cierre: “hace 18 meses que no toco -explicó el músico- y me pareció muy buena ocasión para regresar, hacerlo acompañando este evento, de esperanza y memoria”. 

Luego, lxs jóvenes de la Escuela de Música Popular, coordinada por Fátima Cabrera, sobreviviente de la última dictadura cívico militar, aportaron su música y su arte a una celebración emotiva, pero alegre, como pidió Taty.

También hubo una radio abierta y carteles que decían “Aparición con vida”, “Memoria, verdad y justicia” y pañuelos con la inscripción “Nunca Más”.

La modificación del nombre es el primer cambio de un plan para renombrar las calles principales de la ex ESMA, que aún conservan los que les pusieron los militares. Se lo debemos a lxs 30 mil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.