LA REDUCCIÓN DE LA JORNADA LABORAL Y EL DERECHO AL OCIO

POR ACOPLANDO

Reducción de la jornada laboral

Argentina posee uno de los regímenes laborales legales más extensos de la región. Mientras la tendencia en el mundo es hacia la reducción de la jornada de trabajo, en nuestro país no es un tema que está en agenda ¿Por qué si el avance de la tecnología demostró que se necesita trabajar menos para producir más, la mayoría de lxs trabajadorxs continúan con jornadas extenuantes, sin tiempo para la recreación, la cultura y el arte?

Todas estas cuestiones fueron abordadas en el Conversatorio organizado por el Movimiento de Unidad Sindical (MUS), que contó con las exposiciones de la diputada Claudia Ormachea y del Secretario General del Subte, Beto Pianelli.

Para Ormachea, autora de uno de los dos proyectos sobre la reducción de la jornada laboral que existen en nuestro país, “los avances de la tecnología no tienen que estar al servicio de los empresarios, si no que deben ser en beneficio de toda la sociedad”. Las experiencias en el mundo ya demostraron que “puede reducirse la jornada laboral sin que se afecte a la productividad”.

“El tiempo de ocio no es tiempo perdido. Es tiempo que la personas tienen para crear, para desarrollarse, para estar con su familia. Es necesaria la humanización de la relaciones en la sociedad y en las relaciones de trabajo”, agregó.

Con la reducción de la carga horaria “buscamos que se pueda compatibilizar el equilibrio en los cuidados”, que históricamente recayeron sobre las mujeres.

En sintonía con la diputada, para Pianelli “es hora de que este tema comience a estar en la agenda. Hoy en el mundo se empieza a discutir no sólo trabajar menos horas, si no acortar la semana laboral, que en vez de cinco días pase a ser de cuatro”.

“Las pruebas piloto que se vienen desarrollando en países como España, Islandia, Suecia o en las grandes empresas de software, arrojaron resultados positivos porque, “al estar más descansados, lxs trabajadorxs producen más, se enferman menos y tienen más tiempo para disfrutar de la vida, que no tiene nada que ver con embrutecerse trabajando”, enfatizó.

“Además de presentar proyectos e instalar este debate en el Parlamento, creo que fundamentalmente debemos empezar a discutirlo en los lugares de trabajo. El movimiento obrero en su conjunto tiene que tomar este tema y hacerlo propio”, señaló.

Según Pianelli, “los avances en la tecnología van a generar desarrollo de las fuerzas productivas sólo cuando estén al servicio del conjunto de la sociedad y no de un grupo reducido de personas que concentra cada vez más. Hoy vemos a trabajadorxs con jornadas de 12, 14 horas, como a principios de siglo”.

En ese sentido, añadió: “hay que redistribuir el trabajo para generar más empleos. Y redistribuirlo significa que la vida sea más plena, que lxs trabajadorxs tengan tiempo para recrearse, para el arte, para la cultura, para las relaciones humanas”.

“Estos son los grandes debates que tenemos que dar. Qué modelo de sociedad queremos. Porque sino todo ese desarrollo de mejoras en las tecnologías nos va a llevar a una sociedad más desigual, donde sólo un sector pequeño goza de esos beneficios, mientras millones de seres humanos continúan condenados a la miseria más extrema”.

La reducción de la jornada laboral “no va a generar que quiebren las empresas o que los multimillonarios se empobrezcan , si no una sociedad un poco más justa, que es lo que nos merecemos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.