Acoplando

En CABA: Pandemia ANTI-CULTURAL

La Ciudad de Buenos Aires es el distrito más rico de la Argentina y concentra la mayor diversidad y cantidad de espacios culturales. Sin embargo, pese a la gran cantidad de recursos estatales, hace mas doce años estos sectores vienen sufriendo el hostigamiento, persecución y falta de políticas públicas. La razón es sabida: el gobierno neoliberal que administra nuestra ciudad.

La pandemia y la cuarentena exponen, aún más, la precariedad en la que están inmersos los espacios culturales, y la desidia del Ministerio de Cultura de la Ciudad respecto a la crisis económica que afrontan les trabajadores y la multiplicidad de espacios de la cultura.

En estos tiempos difíciles conversamos con Maia Villegas de «Casa El Mate», Candela Paruelo de “La Peatonal-Espacio Cultural”, Mariela Jungberg de «La Casona de Humahuaca», y con Emilio «Milo» Buggiani de «Vuela El Pez».

Por Valeria Felice, Peona de Linea E.

Charlamos con La Peatonal-Espacio Cultural, Vuela El Pez-Centro Cultural, Casa El Mate, Casona de Humahuaca

Maia es parte de la coordinación de Casa El Mate, espacio cultural del barrio porteño de Monserrat. Nos contó cómo es la situación que viven los espacios culturales de nuestra ciudad:

“En principio y en términos de sostenibilidad económica, en los espacios culturales de la Ciudad de Buenos Aires estamos viviendo una situación crítica; fuimos parte de las primeras actividades que cerraron sus puertas, y entendemos que también seremos de los últimos que las podamos volver a abrir, porque básicamente nos sustentamos en el encuentro, que es lo que hoy estamos evitando. La verdad es que hay situaciones muy distintas en los espacios de la ciudad, esto depende de muchas variables. Todos entendemos que lo mejor que podemos hacer es cerrar nuestras puertas y ser responsables en este contexto.

El problema es que las ayudas económicas de parte del Estado (del Gobierno de la Ciudad sobre todo) son bastante deficitarias. Y ahí hay algo clave: no es solamente la mirada del espacio cultural donde circula el arte, la cultura, la comunicación y todo lo que viene en esa línea, sino que centralmente también son puestos de laburo para un montón de gente, y lugares de trabajo, no sólo para los artistas sino también para gestores, gestoras y las distintas y diversas actividades que circulan en los espacios.

Nosotres, presentamos proyectos en el Gobierno de la Ciudad, en el Ministerio de Cultura de Ciudad y de Nación. Nación ya nos salió, aplicamos con un proyecto para Programa Puntos de Cultura que funcionó súper bien, también porque es una línea de proyectos que vienen hace muchos años, entonces ya está afianzada.

El Fondo Metropolitano de las Artes, que es lo que armó el Gobierno de la Ciudad está bastante menos ordenado, y todavía no hay resultados. Presentamos hace más de un mes los proyectos y la respuesta del Fondo es que ya hay muchos proyectos, que todavía no pueden procesarlos para dar cuenta de los resultados. Así que, no solamente tienen respuestas precarias, sino que, les está tomando mucho tiempo anunciar quienes son los ganadores, lo cual es fundamental para poder tomar decisiones. Porque para muchos espacios saber si te salió o no te salió el “Fondo”, implica saber si podes seguir sosteniéndolo.

Hay varios espacios que ya están cerrando sus puertas. Básicamente el Gobierno de la Ciudad tiene esta línea bastante histórica con el sector independiente. Cuando no hay pandemia hay problemas con las habilitaciones, problemas con las clausuras, la AGC (Agencia Gubernamental de Control) jugando siempre en función de los grandes empresarios. Que es básicamente la línea histórica del macrismo en la Ciudad donde no apoyan ni a espacios culturales, ni a los independientes, ni al arte, ni a la cultura, si no la piensan como un negocio.

También es verdad que la precariedad de los espacios culturales no tiene los 4 meses que tiene la pandemia, sino que tiene muchos años, hay una política pública que no acompaña.

Casa El Mate está sobreviviendo, gracias al aporte y a el esfuerzo de todes les compañeres, que sostenemos. Ahí hay algunos aportes más vinculados a Almacoop que son las compras comunitarias que hacemos cada quince días, con los envíos a domicilio y algunas cosas que acompañan ahí las finanzas pero centralmente hay un esfuerzo de todes les compañeres de la casa que nos permiten sostener el espacio.

Es difícil sostenerse en el marco de esta virtualidad, pero ahí creamos algunas cuestiones. Sostenemos nuestras reuniones de formación, sobre todo porque nos parece que está bueno, que es necesario y es fundamental poder sostener los vínculos aunque sea en estos formatos virtuales. Nos juntamos cada quince días en reuniones de formación, de discusión y de encuentro entre todes les compañeres.

Lanzamos y sostenemos el Combo Feminista y Diverso, que para el/la que lo quiera se comunica por mensaje nuestras redes, el que lo quiera recibir nos manda un mail o un WhatsApp a nuestras redes y los agregamos, que sale semanalmente. Empezó siendo diario y ahora sale semanal y temático. Y es una especie de curaduría colectiva que hacemos sobre algún tema que nos interesa desde la mirada feminista y diversa; que es una de las líneas centrales de la casa, nosotres laburamos feminismo, migrante, ambiente y economía social, todo eso atravesado por una mirada y una perspectiva cultural, en estos temas que son básicamente los que venimos desarrollando, que nos interesa instalar y construir.

Trabajamos en conjunto con la comunidad dominicana y senegalesa para la distribución de alimentos y equipos de limpieza. Recolectamos y distribuimos donaciones (de vecines y desde Almacoop) de productos no perecederos y verduras para merenderos y ollas populares de la comuna.

Combo Feminista y Diverso de Casa El Mate

Candela de “La Peatonal-Espacio Cultural”, ubicado en el limite entre los barrios de Almagro y San Cristobal, coincide con la visión de Maia sobre la coyuntura y agrega:

“Ahora muchos espacios están teniendo que buscar alternativas de financiamiento que están completamente por fuera de lo cultural, como por ejemplo proyectos gastronómicos o venta de comida para paliar, más o menos, los gastos mínimos indispensables que les permitan sostener un espacio (porque pensemos que muchos de estos espacios también son alquilados). Después, algunos espacios organizan varietés por Zoom y ponen un CBU a disposición que haga las veces de gorra, y así hacen eventos de ese tipo. Pero bueno, la verdad es que no resuelve para nada la situación de financiamiento de los espacios. Entonces, de lo que más se depende es de la ayuda del Estado, o sea, de la plata que el Estado pueda inyectar en los bolsillos de la gestión cultural, de los espacios culturales. Por ejemplo, el Gobierno Nacional sacó desde el Ministerio de Cultura dos líneas de financiamiento, dos subsidios: uno se llama Desarrollar, y el otro Puntos de Cultura. Este último está por hacer un segundo llamado, por si alguien no se enteró; y el Desarrollar ya salió. Ese, por suerte, a nosotres nos salió y es un subsidio pensado específicamente para solventar gastos fijos de los espacios culturales.

Puntos de Cultura era un subsidio más que nada pensado para financiar proyectos culturales específicos, pero la ventaja del Desarrollar es que, justamente, lo que te permite es pagar o resolver por unos meses aunque sea, el principal problema que es no tener plata para pagar el alquiler o los servicios, que son las dos cosas que más plata demandan. Todo esto fue por parte del Gobierno Nacional, que también ofreció una línea de subsidios mediante el Fondo Nacional de las Artes.

El Gobierno de la Ciudad, en cambio, no ofreció ningún tipo de línea de financiamiento para los espacios culturales. Sí sacó un subsidio para trabajadores y trabajadoras de la cultura, o sea, para personas cuyos únicos ingresos están en la actividad artística y hoy no los están generando. Pero no dio ningún tipo de financiamiento para los espacios y sigue sin dar ningún tipo de respuesta institucional. Ya hay un montón de teatros y salas que tuvieron que cerrar sus puertas porque el Gobierno de la Ciudad no da respuestas respecto a cómo resolver la crisis que está atravesando el sector cultural. Lo que tendrían que hacer es declarar la Emergencia Cultural, que no lo están haciendo. No hay ningún tipo de política gubernamental en esa clave, entonces hay mucha ausencia por parte del Estado acá en CABA. Tampoco hay ninguna intención de generar esos espacios, así que como siempre, los espacios culturales y los trabajadores de la cultura, nos estamos organizando por otros medios y por nuestra cuenta, pero ante una ausencia muy clara por parte del Estado.»

«Lo que tendrían que hacer es declarar la Emergencia Cultural, que no lo están haciendo. No hay ningún tipo de política gubernamental en esa clave, entonces hay mucha ausencia por parte del Estado acá en CABA.»

#COCINANDOCULTURA emprendimiento gastronómico de La Peatonal-Espacio Cultural para afrontar la crisis económica.

Mariela es la coordinadora de La Casona de Humahuaca, que está ubicada en la zona del Abasto. Nos compartió cómo vienen sosteniendo el espacio durante la cuarentena, ya que no cuentan con la posibilidad de realizar sus actividades presencialmente:

«Como espacio nos hemos inscripto para recibir algunos subsidios, pero todavía no nos han salido. Solicitamos once subsidios desde lo institucional, y después cada tallerista fue pidiendo el suyo. Presentamos nuestros pedidos de subsidios al Ministerio de Trabajo, al Ministerio de Desarrollo de Nación, al Ministerio de Cultura de Nación, y al de Ciudad.

Hoy día, y desde septiembre del año pasado, estamos haciendo una campaña de sostenimiento colectivo que se llama 500×100 (si buscan en nuestra página van a entrar y ver los diferentes aportes económicos que pueden hacer). La idea es buscar 500 personas que pongan 100 pesos c/u, que es un número simbólico, y que nos permite sostener el espacio. Por ahora viene funcionando muy bien, no llegamos al monto estimado pero sí hay muchos aportes, siendo hoy nuestra principal fuente de sostenimiento. Y después, La Casona tiene un bar, y algunes trabajadores formaron un emprendimiento que se llama Casona Ya (jugando con las palabras de Pedidos Ya), donde vendemos productos alimenticios, tartas, budines, pizzas, y todo lo que venimos haciendo en el bar. Eso nos ayuda a sostener dos o tres puestos de trabajo, así que les invito a buscar: Bar Casonero en Facebook y a seguir a @coopebar_casonahumahuaca en Instagram, para que puedan ver ahí toda la información.

Otra propuesta que estamos haciendo para el barrio, y que también la hacemos para nosotres, es una Olla solidaria casonera. Esta olla popular la realizamos los días lunes de 12:30 a 14:30 hs con aportes de vecinos y vecinas, tanto en cuerpo (colaborando), como en ropa y alimentos.

También, comenzamos con talleres virtuales como artes plásticas, teatro, prácticas de salud en la cultura, y exposiciones de artes visuales virtuales en Facebook con curaduría. A todo eso, también le sumamos actividades comunitarias por Zoom.”

Con respecto a mantener el vínculo con quienes frecuentaban el espacio y quienes trabajaban en él, Mariela cuenta: “Nosotres somos una comunidad casonera también, las personas que participamos hacemos talleres, somos parte de colectivos, y siempre estamos vinculades en lo físico y en lo cotidiano. Tuvimos que armar una especie de grupo que llamamos «Primer Anillo” donde nos compartimos data y nos vamos contando por dónde va cada une. Es de información casonera o de información que tiene que ver con el barrio, es una vía de comunicación que encontramos. Además, nosotres en este contexto cumplimos 20 años y armamos el cumpleaños de manera virtual, así que ese fue un espacio de circulación de información y de armado.

Y después, todo por redes sociales, pero bueno… lo más íntimo y cotidiano lo vamos viviendo por el WhatsApp.”

Le consultamos qué aspectos considera positivos y cuáles negativos de las políticas públicas que lleva adelante el Ministerio de Cultura de la Ciudad y nos respondió: “Positivos por ahora no encuentro ninguno, porque desde que empezó la pandemia y luego el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, no nos ha llegado del Estado absolutamente nada. Salvo un programa del Ministerio de Trabajo, que también tiene que ver con los vínculos que une va construyendo a lo largo del tiempo. Si ese vínculo no hubiese estado, no creo que nos hubiese llegado esa ayuda, que es un incentivo a les trabajadores que están dentro de la cooperativa de La Casona.

Es algo que va para largo, tanto la bajada de dinero por parte del Estado, como los subsidios para los cuales nos anotamos.

Aspectos negativos considero que son muchos. Nosotres nos estamos reinventando y estamos encontrándole la vuelta, pero si no nos bajan plata desde el Estado es muy difícil que podamos sostener esto a largo plazo. Lo que planteo básicamente, es que tenemos un alquiler que pagar, y servicios básicos como luz o gas… quizás podamos cortar internet, qué se yo. Vamos haciendo como vamos pudiendo.»

Sobre el final, Mariela nos comentó que La Casona forma parte del Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos (MECA), el cual conforman aproximadamente 50 espacios culturales y que se constituyó como un espacio “donde nos vamos comunicando y vamos intercambiando información relacionada a este tema.”

500×100 Campaña de sostenimiento colectivo que llevan adelante en La Casona de Humahuaca

Vuela El Pez también forma parte del MECA. Charlamos con Milo sobre este Movimiento: 

MECA está integrado por 52 espacios: desde centros culturales y lugares independientes, hasta teatros independientes, de todo un poco. Todos estos espacios están atravesando una situación crítica, de hecho ya han cerrado, de forma definitiva, cuatro espacios que componían MECA.

Asistimos a una mesa de trabajo con el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires ni bien empezó la pandemia, en la cual se comprometieron a realizar ayudas extraordinarias, que finalmente no fueron más que un refuerzo para el Fondo Metropolitano. Además, resultó ser concursable, y todavía no hay novedades. A la fecha, ninguno de los subsidios por parte del Gobierno de la Ciudad llegó a los espacios, por lo cual esa negociación quedó trunca.

Desde MECA emitimos un comunicado exponiendo esta situación, y la semana próxima estaremos llevando adelante otras acciones de visibilización del conflicto.

Denunciaremos que no hay ayuda por parte del Estado local, y que la única ayuda que hemos recibido es del Fondo Desarrollar por parte de Nación, gracias al cual alrededor de la mitad de los espacios que conforman el MECA pudieron percibir beneficios.

Demandas de MECA hacia el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Cuenta Milo que forma parte del equipo de coordinación de Vuela El Pez -centro cultural ubicado entre los barrios de Palermo y Villa Crespo- seguimos adelante, lo hemos reconvertido. Con mucho trabajo en las redes sociales, creamos un club de lectura mensual vía email, en el cual vos pagás 500 pesos y nosotros te mandamos un libro más algunos regalos a tu casa. Además, somos un nodo de entrega de verdura de la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra) y hacemos el reparto de sus productos. Tenemos también una programación por redes sociales, que sirve más para mantener vivo el espacio que para generar ingresos. En cuanto a este último punto, contamos con un club de poesía y el ya mencionado nodo de entrega de la UTT.

La situación de Vuela El Pez es tremenda: estamos acumulando deuda de alquiler y deuda de servicios, ya que todos los ingresos actuales van destinados al pago de los trabajadores.

Seguimos esperando que nos salgan los subsidios de Ciudad y de Nación, porque no accedimos a ninguno todavía, y nos serían de ayuda. Una ayuda chica, insuficiente, pero una ayuda al fin. Desde la Ciudad, no hay nada.”

Recita el Pez, Club de Poesia que crearon en Vuela El Pez

Luego de compartir estos testimonios que dan cuenta de la situación crítica que atraviesa actualmente el sector de la cultura independiente en CABA, desde la Secretaría de Cultura de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) consideramos que es momento de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tome cartas en el asunto, declarando la Emergencia Cultural de forma urgente.

Creemos que la cultura es cambio y unión social, es arte y movimiento, y es necesario que se implementen programas y/o políticas públicas que reflejen la importancia que tienen los espacios donde se gesta y se desarrolla la cultura de nuestra ciudad.

 

SUBTERADIO
SUBTERADIO

TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODXS