EL DÍA EN QUE ESPERAMOS QUE VUELVA A NACER

POR SEBA CIRONE, PEÓN DE LA LÍNEA C Y GISELA COMMISSO, AUXILIAR LÍNEA E.

Diego Maradona

Hoy cumpliría 61 años El Diego, aún nos cuesta ese “cumpliría” porque lo sabemos eterno y parte de nuestro pueblo humilde, conscientes del lugar que ocupa.

También sabemos que sus días de cumpleaños son más que uno, que sus nacimientos fueron mutando, tanto en la cancha como afuera de ella. Como una constancia eterna de volver a nacer y a la vez cada une de nosotres también.

Los pies en el barro y en el cielo.

El jueves 28 se estrenó el primer capítulo de la serie, “Maradona: Sueño bendito”, la cual tiene 4 capítulos más y una segunda temporada por estrenarse.

El Diego, más allá de ser el que impactó con su juego, se construyó como un ser político en un contexto crudo de nuestro país.

Una familia de Fiorito que lloró la muerte de Perón, que se veía excluída de sus necesidades básicas, ante muches otres que lo tenían todo.

La casa de Diego en Fiorito fue declarada “Lugar histórico nacional”.

Las sensaciones ante ese capítulo fueron muchas, pero a les Maradonianes nos llevó a la emoción constante, que van pasando por el cuerpo, como esa imagen en la que su padre, Don Diego, abre la canilla y ve que por fin en su hogar que estaba en la calle Lascano, esa que le da Argentinos, sale agua, algo tan básico y a la vez tan negado para quienes viven en las villas miserias, como se las mencionaba en aquella época.

Los nacimientos de nuestro Diego, han marcado potreros, generaciones que soñaban y sueñan en ser como él. Tuvo la valentía de enfrentarse a la hegemonía periodística, a los políticos que van en contra de nuestro pueblo.

Cada quien tendrá sus historia para narrar sobre el 10, anécdotas o vivencias, pero el cause en todas ellas va en la misma dirección: Es la persona que nos hizo les seres más alegres en los momentos mas difíciles y, a su vez, transitando los momentos más dificiles junto a él.

Acá, abajo de la tierra lo homenajeamos hoy y siempre. Sintiendo sus historias como nuestras.

POR SEBA CIRONE, PEÓN DE LA LÍNEA C Y GISSELLA COMISO, AUXILIAR DE LA LÌNEA E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.