Acoplando

CRISIS EN LA TELEVISIÓN

Por Valeria Felice, Peona LÍnea E.Conversamos con Pablo Storino -Secretario de Cultura SATSAID, miembro del Consejo Directivo Nacional- sobre la realidad de la industria audiovisual de nuestro país:

 

1- ¿Crees que la crisis de la tv tiene relación con la falta de creatividad? Es decir, ¿Con la falta de producción local de audiovisuales?

 

En relación a la crisis actual de la televisión, en realidad del sector audiovisual en general, podemos determinar o marcar algunas cuestiones particulares. Primero separar la tv abierta de la televisión paga y después el sector de consumos culturales a través de servicios de streaming por internet.

Son tres sectores del sector audiovisual: TV abierta, cable y televisión por internet, o productos audiovisuales o consumos culturales por internet, que cada uno tiene su particularidad. Obviamente los tres están completamente relacionados y en los últimos tiempos, el consumo de servicios culturales a través de internet (todo lo que tiene que ver con lo que se llama –en el mundo del audiovisual- OUT OTT, en inglés, Over de top, por arriba de los que están arriba) han hecho en muy poco tiempo un cambio drástico en la forma de consumir productos audiovisuales. Tal es así que ya no tenemos que sentarnos a una hora, un día particular a ver determinado producto, sino que, podemos verlo cuando tenemos ganas, cuando tenemos tiempo, en el lugar que sea y ya no se necesita una pantalla, también lo podemos ver en nuestro celular. Esto impactó fuertemente en la televisión abierta modificándole a esta, los niveles de rating, los niveles de audiencia, y también haciendo alguna migración de la publicidad de la televisión abierta a otros sistemas de publicidad que hasta ahora no eran tan tradicionales, o no estábamos tan acostumbrados como: las redes sociales, la televisión por cable. Y esto claramente ha producido una baja del rating. Si comparamos la cantidad de espectadores que teníamos en años como el 2015, 2016, 2017, con los que  tenemos ahora vamos a descubrir que en muy pocos años se redujo muchísimo la cantidad de personas que miran televisión abierta.

Esto ha tenido un cambio también con la pandemia, porque desde el año pasado, han recuperado un poco de audiencia la televisión abierta. Fundamentalmente asociado a la crisis  de la pandemia y a la necesidad de la población de informarse y de tener todas las tendencias actuales con respecto a la enfermedad que golpea a todo el planeta.

Entendemos que nosotros no tenemos una crisis de creatividad en el sector audiovisual, de hecho en el año 2015 fuimos el cuarto exportador mundial de contenidos audiovisuales, de formatos audiovisuales. Algo que a las claras explicaba la excelente capacidad y creatividad de los que pensamos contenidos audiovisuales en la Argentina, pero el problema fundamental que tiene el sector hoy en día son dos:

Uno es la inversión para producción y el otro es la falta de ventanas de exhibición. Cuando vos producís mucho material audiovisual pero no tenes donde exponerlo, se produce esta crisis que hace que la Argentina reduzca drásticamente su producción de contenidos.

Y por otro lado está la cuestión de la baja del rating, la televisión abierta ha venido en los últimos años, salvo el periodo este de pandemia, en una franca caída porque la gente consume sus productos audiovisuales de otra forma. En un teléfono portátil, en un iPad, en una tableta, ya no es necesario sentarse a ver un programa a una determinada hora, un determinado día y este cambio en el consumo de productos audiovisuales hace que muchísimos jóvenes hoy en día y también adultos, no estén tan pendientes de la televisión abierta, la cual queda relegada solamente, o específicamente a todo lo que tiene que ver con las situaciones en vivo, en el momento: hablamos de deportes, hablamos de shows, y hablamos de noticias.

Hoy la única empresa que está produciendo para la televisión en vivo, un producto de ficción, es Polka que está por sacar una tira para Canal 13 en el mes de Junio, ya está en cuarta etapa de grabación y esta sería la única producción actual, de un contenido de ficción para la televisión abierta, cuando hace muchos años, no tantos, me voy a corregir con la fecha, alrededor del 2015-2016, Polka vendía 480 horas anuales de contenidos de ficción a Canal 13 y ahora no está pudiendo ni vender 100-150 horas.

Teníamos una época en la cual en los dos principales canales de televisión en la Argentina que son el 13 y el 11, teníamos dos horarios de prime time con productos nacionales y seguramente uno más en el horario de la tarde y hoy no hay ninguno. Y esto está relacionado con la caída del rating, la caída de la inversión publicitaria que ha migrado también hacia otros lugares como puede ser internet, redes sociales, y el cable que permiten que no se produzca ficción como se producía antes. No tenemos una falta de creatividad, tenemos excelentes creativos, excelente mano de obra. Desde la Argentina se producen productos para Disney que son distribuidos en todo Europa, desde la Argentina se produce para señales Premium como HBO, como Universal, las cadenas americanas en español, en fin, Argentina tiene un excelente nivel de calidad tanto en sus técnicos, como en sus creativos. La problemática reside en la falta de inversión en el sector, la falta de ventanas para distribución y la falta de leyes fundamentalmente, de leyes que permitan que se produzca contenidos de ficción en la Argentina que tanta mano de obra genera y que tienen muchas otras ventajas relativas en otros países.

2- La importación de contenidos del tipo, «Casados con Hijos», programas de preguntas y respuestas, etc. ¿De qué manera afectan a la cultura nacional, popular, de acá?

 

Con respecto a la importación de contenidos culturales de factura y de creación en otros países, exhibidos en la Argentina llamémosle series turcas, series norteamericanas, sitcoms, etc. No va a hacer falta mucho tiempo para ver cuáles son los efectos culturales que tienen.

El otro día escuchaba a un compañero contar la anécdota del tema del castellano neutro. Para el sistema de subtitulado del mundo está dividido en español de España y español latinoamericano que es el “neutro”. El uso del tú, el uso de palabras que no son propias, habituales nuestras, esto claramente impacta. De esto hablaba este compañero sobre uno de sus hijos, que lo escuchaba decir palabras y producir frases en castellano neutro y como eso de alguna forma perjudicaba o iba en detrimento de la cuestión cultural propia nuestra. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, en el caso del acento cordobés, en el caso del acento de los pobladores del norte de la Argentina. Obviamente el impacto en las industrias culturales la continua emisión por parte de las señales internacionales que nos llegan a nosotros en idiomas y en problemáticas, en cuestiones que no nos son propias sino        que son propias de las vivencias de otras sociedades, claramente van a producir efectos. Algunos los vamos a ver, o ya los estamos viendo en la diaria con nuestros hijos, nuestros sobrinos, con nuestros nietos. Y algunos otros nos van a tomar un poco más de tiempo, pero claramente impactan en nuestra sociedad, en nuestra cultura y en la creación temo, de un nuevo sujeto cultural con otras condiciones y con otras problemáticas.

3- ¿Consideran factible desde SATSAID el desarrollo e implementación de alguna política pública -pensada en conjunto entre el Estado y les trabajadores- que beneficie la producción nacional de contenidos de calidad? ¿Ya hay algún tipo de incentivo, línea de subsidios actualmente?

La mejor explicación con respecto a cuales son las políticas públicas a adoptar para el sector audiovisual y que produzcan desarrollo, trabajo argentino, generen rentabilidad a las empresas, son las que se aplicaron a partir del primer gobierno de Néstor Kirchner.

Para que se den una idea, en el año 2004 el Sindicato Argentino de Televisión tenia aproximadamente unos 13.000 afiliados, finalizamos el 2015 con alrededor de 30.000. Lo cual implica un crecimiento exponencial solamente en mano de obra, en todo lo que tiene que ver con el mundo audiovisual generado por las políticas públicas correctas de asistencia y de subsidio hacia el sector por parte del Estado Nacional creando la coyuntura macroeconómica ideal para poder hacer que definitivamente el sector audiovisual argentino se convierta en industria.

Estas políticas no fueron continuadas, y a partir de los últimos 4 o 5 años el sector audiovisual ha ido en franca decadencia, en picada.

Está clarísima la importancia del Estado en su intervención en el mercado para permitir el crecimiento de la industria audiovisual argentina y obviamente, como hacen otros países como Estados Unidos, Canadá o Europa, proteger la propia industria audiovisual de la invasión de productos extranjeros. Porque obviamente lo que los argentinos queremos es hacer productos audiovisuales en la Argentina y que se vean en el mundo. Y no que los productos audiovisuales que nosotros vemos, los hagan otros países, con otros trabajadores mientras los nuestros no tienen para poner un plato de comida en su mesa.

4- ¿Cuál sería la mejor forma de resolución de este conflicto?     

La forma de resolver, o intentar resolver el conflicto de la industria audiovisual argentina tiene varias patas.

La primera tiene que ver con las ventanas de exhibición: si no tenemos las suficientes pantallas para poder ver nuestros productos tenemos que hacer que las pantallas existentes sean un porcentaje del tiempo de exhibición que tienen –hablo de las señales internacionales para productos locales- y esto lo ha regulado excelentemente los países de la Unión Europea donde tienen una regulación de que el 30% de la producción de contenidos audiovisuales de sus países sea del país local. Obligando a los grandes grupos económicos internacionales del audiovisual a ir un poquito para atrás y permitir el espacio para la identidad cultural, para las expresiones locales, para las expresiones nacionales. Que además no solamente se trata de un problema de sentir y de ser cultural de una nación, sino también, económico y de puestos de trabajo.

El sector audiovisual produce porque necesita para su factura una mano de obra intensiva, especializada –nosotros la tenemos con mucha capacidad- pero es muy importante que entre otras cosas, logremos que las señales internacionales, que los servicios por streaming tengan una cuota de pantalla nacional regulada por ley. Eso es lo único que nos va a permitir asegurarnos un mínimo de producción local en nuestras pantallas.

SUBTERADIO
SUBTERADIO

TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODXS